Piénsalo de nuevo

Aquí no hay reglas. No hay temática ni ideología, sólo ideas.


2 comentarios

Reto: 30 días colgando

Desde pequeños nacemos con esta habilidad que vamos perdiendo con los años.

Desde pequeños nacemos con esta habilidad que vamos perdiendo con los años.

Estar colgado de algo es una habilidad innata del ser humano. No tienen más que ver la potencia del reflejo prensil al nacer:

El REFLEJO PRENSIL se produce al poner un dedo en la palma de la mano abierta del niño, lo cual hará que la mano se cierre alrededor del dedo y al intentar retirarlo, el niño aumenta la fuerza del agarre. Los recién nacidos tienen mucha fuerza de prensión y casi que pueden ser levantados de la mesa de exámenes al estar agarrados con ambas manos.

Sin embargo, la fuerza de agarre (vital entre otras muchísimas cosas importantes para estar colgado de algo) se pierde rápidamente por la falta de uso. Con ella la movilidad y fortaleza de antebrazos, los hombros y los músculos superiores de la espalda.

No voy a enumerar ahora los motivos por los cuales es importante tener hombros fuertes y flexibles. Sigue leyendo por favor…

Para fortalecer los hombros y mejorar su movilidad es que hago este reto que presento hoy. La actividad de estar colgado es una excelente manera de conseguirlo.

Si crees que no tiene importancia quizá te baste saber que muchos médicos “inteligentes” recomiendan terapias de estar colgado para resolver la mayoría de los problemas/dolores que se tienen en los hombros. Ejemplo de ellos es el cirujano ortopédico Dr. George Kirsh que incluso ha escrito un libro al respecto y asegura que la mayoría de las lesiones se pueden resolver con esta técnica y sin cirugía.

De tal manera que creo que es un reto que vale la pena incluso con fines terapéuticos.

El reto

No lo he diseñado yo, está publicado y promovido por el gran Ido Portal en su blog. Si no saben quien es, dejen ahora mismo de leer e investiguen. Allí pueden consultar (obviamente en inglés) todos los detalles. El resumen en español es el siguiente:

Durante 30 días, dedicar 7 minutos al día a estar colgado de algo. Naturalmente no son 7 minutos seguidos sino en total a lo largo del día.

Se utilizarán 3 tipos de “cuelgues”

  • Pasivo: totalmente relajado
  • Activo: activando algún grupo muscular pero sin movimiento
  • Dinámico: con movimiento

Dentro de cada tipo hay múltiples ejercicios propuestos dependiendo del nivel que cada cual tenga. Semanalmente el blog va proponiendo ejercicios cada vez más complejos para quien quiera ir progresando.

Los iniciales son estos:

  1. Pasivo: Cuelgue pasivo básico. Consiste sencillamente en estar colgado de una barra o semejante durante el tiempo que se pueda.
  2. Activo: Cuelgue activo básico / tirón escapular. Consiste en bajar los hombros desde la posición de cuelgue pasivo básico sin doblar los brazos. Solo usando las escápulas.
  3. Dinámico: Swing lateral. Tirar de la cadera y de la pierna de un lado a otro liberando el peso de la mano de ese mismo lado.

En todos los movimientos los codos están rectos (no se doblan) y los hombros sueltos, sin tensión, libres para articular. En todos los videos tenéis también errores frecuentes.

Las recomendaciones serían las siguientes:

image

A medida que avanzan las semanas van proponiendo ejercicios de cada categoría (activo, pasivo y dinámico) de mayor nivel de complejidad, así que suscribíos al blog si queréis estar actualizados.

Algunas recomendaciones adiconales:

  • Usar los pulgares si se puede.
  • Variar los tipos de agarre (prono, neutro o supino) a lo largo de los diferentes momentos de los 7 minutos de cada día.
  • No descansar en los 30 días.
  • Variar el tipo de soporte si es posible: barras, anillas, salientes…

Personalmente voy a hacer el de hombros sanos y fuertes pero poco flexibles, a ver como se me da.

Suerte en el intento!


Deja un comentario

Estás gordo…

… bueno no, tu no, ya lo sé. Estamos todos gordos salvo tu. Échale una ojeada a este video que, además de ser divertidísimo, es muy corto (38s) y va directo al quid de la cuestión.

Esa tripita! – Leo Harlem

Bueno, ahora que ya nos hemos reído un rato y has asumido la primera mala noticia, vamos al meollo. Según la OMS, más de la mitad de la población española padece de sobrepeso (al menos era el caso en 2007 cuando se hizo el último estudio). Esto incluye el 75% de los jubilados y el 15% de los estudiantes (se conoce que en un extremo y otro las cosas se desmadran porque unos dedican su enorme tiempo disponible a comer y los otros a beber y dormir).

Pero esa no es la última mala noticia. Primero voy a definir el término “dieta”. Si quieres, puedes buscarlo en el diccionario, pero yo prefiero definir una dieta como una modificación temporal en los patrones de alimentación que provoca hambre o debilidad (ya, ya se que la que tu estás siguiendo no provoca hambre ni debilidad).

Pues bien, la segunda mala noticia es que las dietas no funcionan. Yo no tengo ni idea de nutrición, de verdad, pero soy un gran observador y además me gusta investigar por ahí. Y lo que dice la evidencia es que las dietas no funcionan. Da igual el tipo, duración, etc. Ninguna funciona. Además, con mala suerte, te da por seguir una que incluso puede ser gravemente perjudicial para tu salud. O mejor dicho, no funcionan como la gente espera que funcionen.

Me explico. Dado un nivel determinado de ejercicio (el que sea), el consumo energético del organismo es prácticamente el mismo para fluctuaciones pequeñas del peso. Por ejemplo, para un hombre de 43 años, 70kg y 166cm, el consumo energético es de 1569kCal/día (esto se puede comprobar empíricamente de manera muy sencilla con una báscula que mide la impedancia bioeléctrica que se puede conseguir por 30€ en El Corte Inglés). Sin embargo, esa persona, con 66kg, necesitaría 1514 kCal/día. Es decir, lo mismo. De tal manera que si tus hábitos alimenticios te mantienen en un peso constante, hacer una dieta equilibrada durante un tiempo es positivo. En este caso del ejemplo, el Sr en cuestión perdería 4kg y luego, manteniendo sus hábitos de ingerir más o menos 1500-1600 kCal, mantendría el nuevo peso sin problemas.

De tal manera que debería ser obvio que las dietas SI sirven si uno tiene unos hábitos de balance energético equilibrados y padece sobrepeso y NO sirven en otros casos. Es decir, que si comes como un animal y pesas 12 kg más de lo que deberías, no lo vas a arreglar con una dieta SALVO que TAMBIEN cambies tus hábitos PARA SIEMPRE. Con lo que es fácil intuir que lo que te hace estar en forma no es la dieta sino el cambio de hábitos. O, lo que es lo mismo, puedes conseguir estar en forma y en tu peso SIN hacer dieta sin más que cambiar los hábitos.

Yo hice eso. Llevo algo más de 2 años tomándome un poco más en serio el tema de la salud. Producto de ello he perdido el 10% de mi peso y estoy de camino al 13% que me he puesto como objetivo. Y no he hecho dietas ni me he privado de nada.

No hay magia ninguna (bueno, una si realmente), hay que comer de todo pero en menor cantidad y hacer un poco de ejercicio. Antes comía más de 1kg de fruta/verdura al día, no bebía prácticamente nada de agua, las raciones eran enormes y hacía ejercicio moderado (3 hs por semana). Ahora bebo mucha agua, como poca fruta y hago 5/6hs de ejercicio por semana.

Ahora, tras un par de años, me siento MUY mal cuando me pego los atracones (si, al menos uno por semana cae) y son mucho menores en cantidad de lo que eran antes.

¿Cómo pasé de una cosa a la otra? Con mucha delicadeza, esa es la magia. POCO A POCO fui acostumbrándome a comer menos y hacer un poco más de ejercicio. Empecé por comer algo menos de fruta, 3 cuencos de cereales en lugar de 4, un plato y medio de lentejas en lugar de dos, etc. Y así, con el tiempo, he acostumbrado a mi cuerpo a ingerir menos sin echarlo en falta. Justo lo contrario que las dietas. El truco es hacerlo despacio porque el organismo no es capaz de cambiar de hábitos rápido sin tener una válvula de expansión por otro sitio. Por el contrario es muy fácil hacerlo de a poco, con tiempo y paciencia. No cuesta nada.

El efecto colateral de todo esto es que te sientes bien (porque estás más sano, claro) y encima gastas menos pasta cuando sales a cenar. ¡Un chollo vamos!

Así que déjate de gaitas y de dietas chorras. Por cierto, si después de todo esto decides hacer una dieta, procura informarte correctamente.

Una buena fuente para informarse, que no la única ni la mejor, es la Asociación Española de Diestistas – Nutricionistas. En la parte de noticias suelen comentar las dietas de moda y su postura al respecto. A modo de ejemplo, esto es lo que concluyeron en su día de la famosa dieta Dukan (el documento tiene 3 hojas):

“Por todo lo anteriormente expuesto, el GREP-AEDN considera que el “método” del Sr. Dukan es fraudulento e ilegal, no sirve para adelgazar y supone un riesgo para la salud pública. Es por ello que el GREP-AEDN:

–          Desaconseja encarecidamente a la población el seguimiento del “método” o de la “dieta” propuesta por el Sr. Dukan, e

–          Insta a las autoridades sanitarias a proteger a la población de las consecuencias negativas de la difusión de este tipo de fraudes, ofreciéndose como fuente acreditada en todo lo relacionado con el control de peso, para aportar opiniones objetivas y apoyadas en pruebas científicas de eficacia y seguridad, con la finalidad de preservar la salud pública.

Ánimo pues con el cambio de vida a algo más saludable.

H