Piénsalo de nuevo

Aquí no hay reglas. No hay temática ni ideología, sólo ideas.


Deja un comentario

El voto útil y la madre que lo parió

VotoUtilHay algunos juegos y deportes en los que siempre gana “el mejor”. El resto de los participantes no pueden hacer nada más que intentarlo. Es el caso por ejemplo de una carrera, una competición de surf, etc.

En otros casos todos los competidores influyen en los demás. Por ejemplo en el fútbol, monopoly, ajedrez, etc. En estos, para ganar, el primer objetivo es siempre, sin excusa, que no ganen lo demás. Obviamente. Pero por obvio no deja de ser importante porque permite poder decidir en cualquier momento de la partida que la estrategia pasa de ir a ganar a intentar que no gane el adversario. ¿Cierto? Es válido y, a veces, hasta funciona.

La situación en España es complicada se miren por donde se mire. No la voy a describir aquí, pero baste decir que hay diversos frentes abiertos (económico, social, político, cultural/educativo, sanitario, modelo de estado y territorial, justicia, etc) con más sombras que luces. Para que no me tachen de derrotista, he de decir que hay cosas (muchas) que funcionan bien, cierto.

Somos referente mundial o al menos muy bien reconocidos en muchos deportes, arquitectura, cocina, algunos sectores empresariales y otras cosas importantes. Pero no tenemos que arreglar lo que funciona bien, ¿no?

Este año nos enfrentamos una vez más a tener que decidir quien nos gobierna tanto localmente como en general. Aunque podría parecer que no, es una decisión importante porque en este país los políticos lo controlan absolutamente todo.

Y es que, si se fijan, las cosas que funcionan bien en España hoy son como las asignaturas fáciles de la escuela o la universidad. Las otras, “las hueso” funcionan todas regular en el mejor de los casos. No digo que no sea importante que tengamos buenos deportistas, cocineros o arquitectos, al contrario, pero el interés colectivo no se ve muy afectado por ello. Nos preocupa más la sanidad, la educación de nuestros hijos, el futuro de nuestras pensiones, encontrar trabajo, el precio de la gasolina, los impuestos y demás cosas del día a día.

Llegados hasta aquí tienes que decidir si crees que las cosas que funcionan mal van a cambiar haciendo lo de siempre. Si crees que si, probablemente nunca podría convencerte de que te equivocas. Pero lo voy a intentar.

Lo que hemos conseguido hasta ahora en estos últimos 20 años, para bien y para mal, ha sido gracias a nuestros políticos. Pero no olvidemos que a ellos los hemos puesto ahí nosotros.

Hay muchísima gente que no se plantea el sentido del voto. Simplemente vota “lo de siempre” sin darle más vueltas.

El resto de nosotros, los que tenemos que decidir cada vez, somos más difíciles de clasificar. Pero dentro de este grupo hay un conjunto especial. El conjunto de la gente que vota la opción menos mala. La gente que disfraza su pertenencia al primer grupo, su sesgo político (ojo que no lo critico en absoluto), aludiendo a una estrategia de “la alternativa es mucho peor”. Creo que es la estrategia de voto que más daño ha hecho al país en los últimos 20 años.

Esa gente, lo llama voto útil cuando realmente deberían llamarlo voto cobarde. Y es que de verdad que no es útil. 20 años de historia nos demuestran que “lo de siempre” venga por el voto útil, por el sesgo político o por la convicción, no nos ha llevado a buen puerto.

Realmente es un voto cobarde porque elige sufrir lo menos posible y no analiza si sufriendo más mañana tengo más opciones de ser más feliz pasado. Y digo yo: ¿alguien alguna vez ha conseguido mejorar en algo sin sufrir?

Tenemos ya poco margen para hacer las cosas que hay que hacer: una reforma seria de la constitución, un pacto de estado en sanidad, educación, pensiones, terrorismo. Una discusión abierta y sin complejos sobre el modelo territorial. Una reforma profunda de la ley electoral. Una separación real de los poderes públicos, etc.

¿De verdad hay alguien que crea que esto lo pueden hacer los políticos de siempre? Si no lo han hecho en los últimos 20 años, ¿por qué lo iban a hacer ahora? No lo han hecho porque no les interesa. Porque, nuevamente, quieren seguir teniéndolo todo bajo control.

Cuanto más tardemos en admitir esto, más difícil será el camino que tenemos que recorrer y más sufrirán nuestros hijos. Aun estamos a tiempo de arreglar la situación de manera no traumática (una o dos legislaturas de ingobernabilidad y muchos de los problemas empezarían a solucionarse).

Pero no se asusten, no somos los únicos. En Europa sin ir más lejos hay precedentes como Italia, Grecia o la propia Francia que nos llevan ventaja.

Por contra, una o dos legislaturas más de gobernabilidad en el sentido equivocado y tendremos un problema de dimensiones estratosféricas que ya no se podrá arreglar exclusivamente con cambios estructurales. Además de hacerlos (de eso nadie nos libra) habrá que amputar.

De modo que cuando vayas a votar, tendrás que elegir si optas por la estrategia de no perder, de no dejar que el adversario gane, de prolongar la situación en la esperanza de que algo cambie o bien de sufrir mañana para poder estar mejor en el futuro próximo. De perder hoy la partida para poder empezar otra rápidamente que tengas esperanzas de ganar el algún momento.

Anuncios