Piénsalo de nuevo

Aquí no hay reglas. No hay temática ni ideología, sólo ideas.


4 comentarios

El sabor agridulce de la competición

DSC_2207Tengo 45 años y nunca he competido. Para mi la competición contra otros no tiene interés. El espíritu de superación sin embargo, si. De modo que lo que entiendo, me gusta y me motiva es la competición contra mi mismo. Ahí no hay que poner reglas porque nadie puede mentirse a si mismo.

Peeero… (siempre hay un pero) este mes he cambiado la estrategia. Me he apuntado no a una sino a dos competiciones.

Y ¿a qué se debió esta aparente incongruencia entre los sentimientos, las ideas y los hechos? Pues realmente a nada. No hay incongruencia ninguna.

Parte de la autosuperación consiste en hacer cosas que uno no quiere hacer pero que sin embargo le reportarán algún tipo de beneficio. En mi caso me he demostrado a mi mismo que puedo hacerlo. Que puedo competir y asumir la mediocridad.

He competido en 4 pruebas (una carrera popular y una competición de Crossfit dividida en 3 partes) y, obviamente, no he ganando ninguna. De hecho no he quedado ni cerca del podio en ningún caso.

Sin embargo estoy muy agradecido y orgulloso de haberlo hecho.

Orgulloso

Orgulloso de haber aceptado los retos esta vez y superado mis prejuicios y mis miedos. De ser capaz de quedar entre los del medio y no sentirme mal. De hacer algo que sabía que se me iba a dar mal, que se me de mal (esos double unders y esa cuesta arriba final en el retiro) y sin embargo no rendirme. De haberme demostrado a mi mismo nuevamente que mi rendimiento es “del montón” y seguir entrenando como si nada.

De no vanagloriarme de que hay mucha (muchísima) gente cuyo rendimiento es más “del montón” que el mío.

Agradecido

Agradecido a mis amigos porque ellos me empujaron a hacerlo y no son capaces de imaginar el favor que me han hecho. Porque vieron lo que yo intuía pero nunca me creí (que podía hacerlo). Porque estuvieron allí para verlo y me animaron antes (Cariiii, Juliuuuus….), durante (Manuuuu…que listo eres, c*brón) y después (Hermano…).

Porque todos saben que, objetivamente, no ha sido un reto muy grande pero ninguno me lo ha dicho.

 

He aprendido mucho en este mes. Aprendí donde están mis limitaciones (más psicológicas que físicas en muchos casos), el valor de un buen consejo (me encanta equivocarme y reconocer que el consejo era bueno a posteriori) y que, una vez más, soy capaz de hacer cosas que no me gusta, solo por la satisfacción de haber expandido un poquito mi zona de confort.

 

¿Y tu qué? ¿Eres capaz de probar a hacer todas esas cosas que no quieres hacer?

Anuncios


2 comentarios

¿Por qué hago Crossfit a los 44 años?

Natación, Paddle, Esquí, Full Contact, Karate, Buceo, Frontenis, Atletismo, Squash, Mountain Bike, Windsurf, Patinaje, Yoga y algunas otras más. Esas son algunas de las actividades que he estado practicando a lo largo de mi vida con intensidad. Es decir, que ha sido una práctica continuada en el tiempo y tomada seriamente.

Además ha habido otras muchas (muchísimas) actividades que he probado unas pocas veces.

Ahora me estoy dedicando al Crossfit. Lo descubrí en la búsqueda de una actividad de altísima intensidad que se pudiera practicar de manera entretenida y, sobre todo, acompañado.

¿Qué es el Crossfit?

Hay muchas cosas que me gustan de este deporte y algunas que no. Si quieren saber bien lo que es pueden buscar por ahí que seguro que hay miles de sitios con descripciones rigurosas sobre sus fundamentos y esas cosas. Yo les voy a dar MI VISION de lo que es. La visión de un rookie que lo practica desde hace 6 meses y que empezó con 44 años.

El Crossfit es una actividad de muy alta intensidad que combina ejercicios de una variedad casi infinita que incluyen resistencia (carrera, remo, etc), fuerza (pesas con peso libre), gimnasia (anillas,etc) y calistenia (fondos, dominadas, etc).

La forma en la que se realizan los ejercicios y se organizan las clases siempre te lleva a la sensación de extenuación. Tengas el nivel que tengas. El mismo entrenamiento lo pueden hacer atletas con niveles muy distintos sin más que variar tiempos, pesos, repeticiones y distancias.

Mis miedos antes de empezar el Crossfit

Como muchos de nosotros, yo pensaba que venía bien entrenado a las sesiones de Crossfit. Hoy, tras seis meses, SÉ que estaba en el nivel 2 de 10 posibles. Pero tenía miedo de algunas cosas: nunca había levantado más peso que el propio y tampoco había corrido más de 500m sin parar. Sonrisa

Hernia en la L5-S1

Mi prótesis en la espalda

Lo del peso me daba MUCHO miedo porque, entre otras cosas, estoy operado de una hernia discal hace varios años y tengo una prótesis entre las vértebras L5 y S1. Tampoco me gustaba la idea de convertirme en un cuasi Hulk porque siempre he pensado que ningún músculo del cuerpo debe pesar más que el cerebro. Sonrisa

Así que lo empecé con mucho miedo. Hoy, seis meses más tarde, puedo decir sin temor a equivocarme, que mis miedos eran infundados.

Lo que he descubierto practicando Crossfit

Un gran blogger que sigo y que me parece de lo mejorcito en Español sobre Fitness y nutrición dice que:

Nada destruye tu autonomía y te acerca más al asilo de ancianos que la pérdida de masa muscular 

Siempre he tenido claro que tener un cuerpo fuerte (que no musculado) es una de las garantías de la salud estructural y cardiovascular futura. El Crossfit me ha aportado la mejor forma que conozco de conseguirlo. Así de sencillo.

Se acerca mucho a los paradigmas comúnmente aceptados por la gente que de verdad sabe de Fitness para conseguir optimizar los entrenamientos. Lamentablemente estos paradigmas están MUY LEJOS de la mayoría de las otras franquicias de entrenamiento donde la gente se pasa incontables horas haciendo rutinas básicamente inútiles en el largo plazo.

No quiero decir con esto que la planificación de las sesiones de Crossfit sea óptima (de hecho creo que eso es imposible para una sesión colectiva porque, sencillamente, no podría contemplar las necesidades individuales), pero sí que se acerca bastante a serlo.

Las series de los ejercicios de fuerza son de alta carga y bajas repeticiones (lo que favorece el incremento de la fuerza pero no de la hipertrofia), la intensidad de las sesiones es altísima (lo que favorece el EPOC) y los ejercicios son funcionales en lugar de localizados (lo cual favorece el desarrollo de un cuerpo fuerte completo y no por partes).

Además se desarrollan también con cierta intensidad (aunque reconozco que menos de lo que me gustaría) habilidades como el equilibrio, la elasticidad, la resistencia y otras.

En definitiva, es una actividad que intenta mejorar en muchos aspectos a la vez. Probablemente nunca llegues a ser el más fuerte ni el más rápido ni el que más aguanta, pero conseguirás llegar a un equilibrio mejor que la mayoría de los mortales.

Pero no todo son buenas noticias

Hay algunas cosas que no me gustan del Crossfit, lo reconozco. Te engancha de tal manera que probablemente ya no quieras practicar ninguna otra cosa. Al menos es lo que me ha pasado a mi.

Esto no sería malo porque creo que es un deporte lo bastante completo como para plantearse hacer solamente esta actividad. El problema es que para practicar Crossfit con cierta seriedad hay que ser listo.

Hay suficiente evidencia científica que demuestra que el ejercicio (de cualquier tipo) en exceso es perjudicial a largo plazo. No ha lugar a discusión, está demostradísimo.

El Crossfit es de una intensidad tan alta (si te lo tomas en serio) que te obliga a practicarlo de manera inteligente. Has de interpretar las señales que tu cuerpo te da y saber cuando tienes que hacer un entreno más suave (por debajo de tu capacidad máxima) y cuando tienes que parar de entrenar.

Mis 5 primeros meses de Crossfit fueron de 2-3 veces por semana (más dos que tres). Me sirvieron para entender un poco de que iba todo esto. Ahora voy 4 veces por semana y he aprendido a que, por ahora, no puedo ir más de tres días seguidos. Si fuera un cuarto intuyo que acabaría lesionándome. A pesar de tener una prótesis en la espalda por la hernia, NUNCA he tenido una lesión de ningún tipo practicando Crossfit. Y me encantaría poder decir lo mismo del resto de las actividades que he puesto al principio.

Pero eso se ha debido, en mi opinión, a que lo he practicado de manera inteligente. Y no porque yo lo sea, que no lo soy, sino porque lo hago en un Box (así es como se llaman los gimnasios de Crossfit) en el que los entrenadores son profesionales y se preocupan de que hagas las cosas bien. Creo que no me ha tocado ninguno que no me haya aportado algo.

Conclusión

En mi opinión el Crossfit es la mejor actividad que se puede practicar si uno busca mejorar globalmente su salud y forma física. Da igual la edad que tengas o tu estado de forma inicial.

Eso si, asegúrate de practicarlo en un Box con gente que te cuida y se preocupa de tu salud además de tu dinero. Si no lo ves claro, cámbiate de Box (y vente al que voy yo) porque de lo contrario no lo vas a aprovechar o, peor aún, te vas a lesionar.