Piénsalo de nuevo

Aquí no hay reglas. No hay temática ni ideología, sólo ideas.


Deja un comentario

El voto útil y la madre que lo parió

VotoUtilHay algunos juegos y deportes en los que siempre gana “el mejor”. El resto de los participantes no pueden hacer nada más que intentarlo. Es el caso por ejemplo de una carrera, una competición de surf, etc.

En otros casos todos los competidores influyen en los demás. Por ejemplo en el fútbol, monopoly, ajedrez, etc. En estos, para ganar, el primer objetivo es siempre, sin excusa, que no ganen lo demás. Obviamente. Pero por obvio no deja de ser importante porque permite poder decidir en cualquier momento de la partida que la estrategia pasa de ir a ganar a intentar que no gane el adversario. ¿Cierto? Es válido y, a veces, hasta funciona.

La situación en España es complicada se miren por donde se mire. No la voy a describir aquí, pero baste decir que hay diversos frentes abiertos (económico, social, político, cultural/educativo, sanitario, modelo de estado y territorial, justicia, etc) con más sombras que luces. Para que no me tachen de derrotista, he de decir que hay cosas (muchas) que funcionan bien, cierto.

Somos referente mundial o al menos muy bien reconocidos en muchos deportes, arquitectura, cocina, algunos sectores empresariales y otras cosas importantes. Pero no tenemos que arreglar lo que funciona bien, ¿no?

Este año nos enfrentamos una vez más a tener que decidir quien nos gobierna tanto localmente como en general. Aunque podría parecer que no, es una decisión importante porque en este país los políticos lo controlan absolutamente todo.

Y es que, si se fijan, las cosas que funcionan bien en España hoy son como las asignaturas fáciles de la escuela o la universidad. Las otras, “las hueso” funcionan todas regular en el mejor de los casos. No digo que no sea importante que tengamos buenos deportistas, cocineros o arquitectos, al contrario, pero el interés colectivo no se ve muy afectado por ello. Nos preocupa más la sanidad, la educación de nuestros hijos, el futuro de nuestras pensiones, encontrar trabajo, el precio de la gasolina, los impuestos y demás cosas del día a día.

Llegados hasta aquí tienes que decidir si crees que las cosas que funcionan mal van a cambiar haciendo lo de siempre. Si crees que si, probablemente nunca podría convencerte de que te equivocas. Pero lo voy a intentar.

Lo que hemos conseguido hasta ahora en estos últimos 20 años, para bien y para mal, ha sido gracias a nuestros políticos. Pero no olvidemos que a ellos los hemos puesto ahí nosotros.

Hay muchísima gente que no se plantea el sentido del voto. Simplemente vota “lo de siempre” sin darle más vueltas.

El resto de nosotros, los que tenemos que decidir cada vez, somos más difíciles de clasificar. Pero dentro de este grupo hay un conjunto especial. El conjunto de la gente que vota la opción menos mala. La gente que disfraza su pertenencia al primer grupo, su sesgo político (ojo que no lo critico en absoluto), aludiendo a una estrategia de “la alternativa es mucho peor”. Creo que es la estrategia de voto que más daño ha hecho al país en los últimos 20 años.

Esa gente, lo llama voto útil cuando realmente deberían llamarlo voto cobarde. Y es que de verdad que no es útil. 20 años de historia nos demuestran que “lo de siempre” venga por el voto útil, por el sesgo político o por la convicción, no nos ha llevado a buen puerto.

Realmente es un voto cobarde porque elige sufrir lo menos posible y no analiza si sufriendo más mañana tengo más opciones de ser más feliz pasado. Y digo yo: ¿alguien alguna vez ha conseguido mejorar en algo sin sufrir?

Tenemos ya poco margen para hacer las cosas que hay que hacer: una reforma seria de la constitución, un pacto de estado en sanidad, educación, pensiones, terrorismo. Una discusión abierta y sin complejos sobre el modelo territorial. Una reforma profunda de la ley electoral. Una separación real de los poderes públicos, etc.

¿De verdad hay alguien que crea que esto lo pueden hacer los políticos de siempre? Si no lo han hecho en los últimos 20 años, ¿por qué lo iban a hacer ahora? No lo han hecho porque no les interesa. Porque, nuevamente, quieren seguir teniéndolo todo bajo control.

Cuanto más tardemos en admitir esto, más difícil será el camino que tenemos que recorrer y más sufrirán nuestros hijos. Aun estamos a tiempo de arreglar la situación de manera no traumática (una o dos legislaturas de ingobernabilidad y muchos de los problemas empezarían a solucionarse).

Pero no se asusten, no somos los únicos. En Europa sin ir más lejos hay precedentes como Italia, Grecia o la propia Francia que nos llevan ventaja.

Por contra, una o dos legislaturas más de gobernabilidad en el sentido equivocado y tendremos un problema de dimensiones estratosféricas que ya no se podrá arreglar exclusivamente con cambios estructurales. Además de hacerlos (de eso nadie nos libra) habrá que amputar.

De modo que cuando vayas a votar, tendrás que elegir si optas por la estrategia de no perder, de no dejar que el adversario gane, de prolongar la situación en la esperanza de que algo cambie o bien de sufrir mañana para poder estar mejor en el futuro próximo. De perder hoy la partida para poder empezar otra rápidamente que tengas esperanzas de ganar el algún momento.

Anuncios


Deja un comentario

No hemos aprendido nada durante la crisis

Los que me conocen saben que hace tiempo que opino que durante este periodo prolongado de “recesión” que estamos viviendo, no hemos aprendido nada.

Los motivos son diversos y no los voy a detallar aquí, baste decir, a modo de ejemplo, que volvemos a ver las prácticas habituales en su día y que nos ayudaron a llegar donde estamos ahora (pedir dinero, construir casas, comprarse una tele, etc). Parece que nos nos hemos percatado que el dinero prestado algún día hay que devolverlo y que los trabajos fijos ya, sencillamente, no existen. En fin…

El caso es que ayer escuché en Capital Radio un corte que me he permitido rescatar gracias a @78laurablanco quien amablemente me ayudó.

Se trata de un fragmento de una película de Frank Capra de nada menos que 1932! La peli se llama American Madness (La Locura del Dólar) en Español y, obviamente, habrá que verla.

Escuchen, son solo 97 segundos:

 

Corte de 97 seg de La Locura del Dólar. Desde 1932 y sigue plenamente vigente.

 

Como habrán podido observar, parece que fue ayer cuando se escribió. ¡Alucinante!

Me pregunto si tan poco hemos avanzado en estos más de 80 años que han pasado.

 

Difruten….


2 comentarios

Los políticos tienen la culpa de TODO

Hoy ha salido la última cifra del paro. Realmente desastrosa. Y lo dice uno con amigos y familiares muy cercanos en el paro de larga duración. Así que se de lo que hablo.

Pero el objeto de este artículo no es quejarme sino más bien, como siempre, hacer pensar en lo que de verdad subyace e importa.

Para poner rápidamente las cosas en contexto, una rápida compilación de datos que demuestran que nada de lo que se está haciendo funciona para la gente.

image.png

Encuesta de población activa

El paro es cada día mayor. Hoy andamos ya por los 6 millones de desempleados.

No solo somos incapaces de encontrar nuevos trabajos sino que, además, a pesar de que pagamos religiosamente religiosamente todos los meses nuestras deudas, debemos cada vez más dinero. En realidad es el estado el que lo debe, pero a nosotros nos corresponde pagarlo, claro.

Deuda publica por persona

Deuda publica por persona

Si dividimos lo que debe el estado entre los algo más de 46 millones que somos, toca más o menos a 20.000€ por cabeza. Y subiendo vean el gráfico adjunto.

Además, por si esto fuera poco (cada vez menos trabajo y más deuda) ni siquiera lo estamos compensando gastando menos. Si dividimos lo que se gasta el estado entre los que somos, la situación es otra vez muy triste. Aunque no tenemos datos actualizados aun del Q1 2013, lo anterior nos basta.

 

Gasto publico por persona

Gasto publico por persona

Así que la cosa está chunga. Tenemos menos trabajo, gastamos más y debemos más.

No hay duda ninguna de que las políticas que estamos sufriendo no funcionan. Podríamos dudarlo si algo de todo esto estuviera mejorando, pero no es así. Si no tienes trabajo y sigues gastando igual o más pidiendo dinero prestado pues está claro que más tarde o más temprano la cosa va a reventar. ¿No?

Pues parece que nuestros políticos no se dan cuenta de esta obviedad porque las políticas que están siguiendo van precisamente destinadas a esto. No ponen dinero en manos de los ciudadanos, ese es el único problema. La políticas que están siguiendo no son las que en su día intuimos que tenían que ser y los resultados están siendo los que se ven. Hasta aquí nada nuevo.

Pero ya está bien de hablar del pasado (el tema de conversación de moda). En mi opinión, tenemos que intentar responder a la siguiente pregunta ¿Qué tengo que hacer yo para que la situación cambie?

Les voy a dar una pista.

Hoy por hoy, en España, los políticos lo controlan absolutamente todo. El poder legislativo y ejecutivo, naturalmente, es de los políticos. La seguridad (municipal y nacional) también depende del Ministerio del Interior. La sanidad (competencia cedida a las CCAA) depende del consejero de sanidad de turno de la comunidad autónoma. La educación, tres cuartos de los mismo, en este caso además utilizada a mansalva por los políticos para sus escarceos. La justicia depende de los tribunales Constitucional y Supremo que se componen de jueces nombrados, una vez más, por las cámaras correspondientes (congreso y senado). El sector financiero (bancos y aseguradoras) regulados por entidades “independientes” cuyos órganos de decisión los nombran los políticos (Dirección General de Seguros, Consorcio, CNMV y Banco de Eespaña dependen del Ministerio de Economía). Eso sin contar la miríada de “banquitos locales” que los políticos han usado históricamente para sus labores. La Milicia (Guardia Civil incluida) depende del Rey pero, de facto, es gestionada bajo las ordenes del Ministerio de Defensa a través del Jefe del Estado Mayor de la Defensa. El Defensor del Pueblo no recibe ordenes (teóricamente) de ninguna autoridad pero lo coloca el congreso y el senado. O sea, los políticos. Podríamos seguir así hasta el infinito (defensor del menor, bomberos, etc) pero eso no cambiaría la situación. Al resto de los mortales nos controlan, en general, a través del dinero mediante los impuestos que van al ministerio de Economía/Hacienda.

TODO lo controlan los políticos. TODO. Luego es fácil deducir que el origen del problema son ellos mismos. Sencillamente porque no puede ser de otra manera dado que ellos tienen la sartén por el mango. Si se quema el huevo frito no es culpa de la gallina, ni de la sartén ni del fuego…

Así que, en mi opinión, si queremos que esto cambie, hemos de cambiar a los políticos. La mala noticia es que ellos se han protegido a si mismos a través de la ley electoral. La buena es que se puede cambiar. No va a ser inmediato, pero con tiempo y determinación, se puede conseguir que la ley electoral cambie y sea más justa para todos. No hay por qué inventar nada, hay muchos países con un sistema de voto más razonable. Incluso algunos con sistemas relativamente buenos. Así que ¿por qué no vamos a aspirar a eso?

Para que cambie la Ley Electoral necesitamos determinación y mucho (más) sufrimiento. Tendremos que pasar primero por una situación de práctica ingobernabilidad (algo parecido a lo que está pasando estos días en Italia) que tendrá el país 4/8 años “parado”. Pero estar parado es mejor (mucho mejor) que ir hacia atrás como estamos haciendo ahora.

La próxima prueba la tendremos el año que viene en las Elecciones Europeas de 2014. ¿Qué pasaría si sale como fuerza más votada una cualquiera que no sea ni el PP ni el PSOE? En la práctica: nada. No tendría ningún impacto en nuestro día a día. Pero puede que suscitara un debate y nos abriera los ojos de cara a las próximas generales. ¿No?


2 comentarios

Boston, Bagdad, Mogadiscio

A1-1812668573--647x231USA: 1 – Resto del Mundo: 0

 

Nada que decir sobre este repugnante atentado terrorista de Boston de ayer. Busquen en google o por ahí y saldrán miles de noticias sobre ello. Como esta. El punto de la “i” para hoy no es ese.

Si buscan en google.es la palabra “atentado” van a ver como hasta la cuarta página todos los referentes que salen son al atentado de ayer de Boston.

Sin embargo, también ayer (si, si, ayer) hubo otros dos atentados igual de repugnantes (o mucho más si se mide por el número de víctimas) en otros países del mundo.

Ayer en Irak (Bagdad, Kirkuk y otras ciudades) murieron 33 personas en sendos atentados.

También ayer en Somalia (Modadiscio) murieron 30 personas producto de otro atentado.

Sin embargo hay que llegar hasta la cuarta página del google para encontrar alguna referencia a alguno de estos otros desastres.

¿En qué clase de mundo vivimos? ¿Qué pasa? ¿Si no se está en el lado “correcto” del mundo la vida vale menos?

¡Una p*ta vergüenza!


Deja un comentario

Los E.E.U.U. también se quieren separar

Los motivos que llevan a sentimientos secesionistas son, en mi opinión, extraordinariamente complejos de entender y creo que no se pueden trivializar ni tratar superficialmente. La historia demuestra que la unión y desunión de territorios y personas bajo un mismo gobierno/estado es un ciclo permanente de ida y vuelta donde se pueden encontrar sin rebuscar demasiado ventajas e inconvenientes de ambas situaciones.

Yo, hasta hoy, pensaba que la “necesidad” de separarse de un estado central “opresor” era exclusiva de algunos países europeos. Pero hoy me he quedado de piedra cuando he visto que no es así.

Los ciudadanos de E.E.U.U. tienen un derecho fundamental soportado en su constitución, que los faculta para poder hacer peticiones al gobierno de manera oficial. Nosotros en España tenemos algo semejante con las iniciativas populares que podemos llevar al congreso. La diferencia es que aquí hay que seguir un procedimiento relativamente complejo y juntar 500.000 firmas (además de no “pisar” los terrenos pantanosos que les permiten a los legisladores “filtrar” las iniciativas legislativas populares incómodas). En EEUU sin embargo, hay una web dependiente de la Casa Blanca donde cualquiera puede (juntando 150 firmas) publicar una petición. A partir de ahí la petición es pública y cualquiera puede votarla. En cuanto pasa de 25.000 firmas acumuladas el gobierno está obligado a dar una respuesta oficial a la solicitud.

Pues bien, sorprende dar un repaso a las cosas que pide la gente. Obviamente hay todo tipo de peticiones absurdas, pero algunas no tienen desperdicio. Entre ellas la que ostenta el primer puesto por votos:

“Peacefully grant the State of Texas to withdraw from the United States of America and create its own NEW government.”

Es decir, que los tejanos quieren separarse del estado federal que conforman con los otros 49 estados de EEUU y formar un país propio. Y tiene ahora mismo 118.522 votos. A mi estos votos no me parecen pocos. Es cierto que somos muchos menos en España, pero aquí hay partidos políticos con representación parlamentaria que han sacado menos votos que esos en las últimas elecciones generales. Lo curioso es que si uno se toma el trabajo de repasar por encima las solicitudes que hay, encuentra que hay muchísimos estados que tienen decenas de miles de apoyos pidiendo lo mismo. No tantos como Texas, pero si muchos.

Por cierto que si bucean lo suficiente encontrarán esta petición formal para Obama que nos afecta y que viene al caso:

“Support the people of Catalonia who want to remain in Spain” (apoyar a los catalanes que no quieren separarse de España)

De modo que parece que aquí no somos especiales en este tipo de cuestiones. De hecho, por lo que se ve, no hace falta montar tanto lío de referendums ni cosas semejantes para sacar estas cosas a relucir. Quizá en lo que si somos especiales es en que aquí nuestros políticos se deben aburrir mucho porque no hablan de otra cosa. Allí con 120.000 votos, no parece que le den muchos titulares a la cuestión. Aquí solo estamos en el plano de las ideas y éstas han llegado hasta la Comisión Europea. ¡!

Hoy vuelvo a caer en la cuenta de que los problemas fundamentales en unos y otros sitios son más o menos los mismos, pero las personas que se ocupan de ellos, no.

¿Ustedes se imaginan lo fácil que sería montar algo así en España para que la gente votara? ¿Por qué no lo hacen nuestros políticos? Sin entrar en el meollo de la cuestión, yo pienso que es porque, simplemente, no les interesa resolverlo sino tener la atención mediática la mayor cantidad de tiempo posible.