Piénsalo de nuevo

Aquí no hay reglas. No hay temática ni ideología, sólo ideas.


2 comentarios

¿Por qué hago Crossfit a los 44 años?

Natación, Paddle, Esquí, Full Contact, Karate, Buceo, Frontenis, Atletismo, Squash, Mountain Bike, Windsurf, Patinaje, Yoga y algunas otras más. Esas son algunas de las actividades que he estado practicando a lo largo de mi vida con intensidad. Es decir, que ha sido una práctica continuada en el tiempo y tomada seriamente.

Además ha habido otras muchas (muchísimas) actividades que he probado unas pocas veces.

Ahora me estoy dedicando al Crossfit. Lo descubrí en la búsqueda de una actividad de altísima intensidad que se pudiera practicar de manera entretenida y, sobre todo, acompañado.

¿Qué es el Crossfit?

Hay muchas cosas que me gustan de este deporte y algunas que no. Si quieren saber bien lo que es pueden buscar por ahí que seguro que hay miles de sitios con descripciones rigurosas sobre sus fundamentos y esas cosas. Yo les voy a dar MI VISION de lo que es. La visión de un rookie que lo practica desde hace 6 meses y que empezó con 44 años.

El Crossfit es una actividad de muy alta intensidad que combina ejercicios de una variedad casi infinita que incluyen resistencia (carrera, remo, etc), fuerza (pesas con peso libre), gimnasia (anillas,etc) y calistenia (fondos, dominadas, etc).

La forma en la que se realizan los ejercicios y se organizan las clases siempre te lleva a la sensación de extenuación. Tengas el nivel que tengas. El mismo entrenamiento lo pueden hacer atletas con niveles muy distintos sin más que variar tiempos, pesos, repeticiones y distancias.

Mis miedos antes de empezar el Crossfit

Como muchos de nosotros, yo pensaba que venía bien entrenado a las sesiones de Crossfit. Hoy, tras seis meses, SÉ que estaba en el nivel 2 de 10 posibles. Pero tenía miedo de algunas cosas: nunca había levantado más peso que el propio y tampoco había corrido más de 500m sin parar. Sonrisa

Hernia en la L5-S1

Mi prótesis en la espalda

Lo del peso me daba MUCHO miedo porque, entre otras cosas, estoy operado de una hernia discal hace varios años y tengo una prótesis entre las vértebras L5 y S1. Tampoco me gustaba la idea de convertirme en un cuasi Hulk porque siempre he pensado que ningún músculo del cuerpo debe pesar más que el cerebro. Sonrisa

Así que lo empecé con mucho miedo. Hoy, seis meses más tarde, puedo decir sin temor a equivocarme, que mis miedos eran infundados.

Lo que he descubierto practicando Crossfit

Un gran blogger que sigo y que me parece de lo mejorcito en Español sobre Fitness y nutrición dice que:

Nada destruye tu autonomía y te acerca más al asilo de ancianos que la pérdida de masa muscular 

Siempre he tenido claro que tener un cuerpo fuerte (que no musculado) es una de las garantías de la salud estructural y cardiovascular futura. El Crossfit me ha aportado la mejor forma que conozco de conseguirlo. Así de sencillo.

Se acerca mucho a los paradigmas comúnmente aceptados por la gente que de verdad sabe de Fitness para conseguir optimizar los entrenamientos. Lamentablemente estos paradigmas están MUY LEJOS de la mayoría de las otras franquicias de entrenamiento donde la gente se pasa incontables horas haciendo rutinas básicamente inútiles en el largo plazo.

No quiero decir con esto que la planificación de las sesiones de Crossfit sea óptima (de hecho creo que eso es imposible para una sesión colectiva porque, sencillamente, no podría contemplar las necesidades individuales), pero sí que se acerca bastante a serlo.

Las series de los ejercicios de fuerza son de alta carga y bajas repeticiones (lo que favorece el incremento de la fuerza pero no de la hipertrofia), la intensidad de las sesiones es altísima (lo que favorece el EPOC) y los ejercicios son funcionales en lugar de localizados (lo cual favorece el desarrollo de un cuerpo fuerte completo y no por partes).

Además se desarrollan también con cierta intensidad (aunque reconozco que menos de lo que me gustaría) habilidades como el equilibrio, la elasticidad, la resistencia y otras.

En definitiva, es una actividad que intenta mejorar en muchos aspectos a la vez. Probablemente nunca llegues a ser el más fuerte ni el más rápido ni el que más aguanta, pero conseguirás llegar a un equilibrio mejor que la mayoría de los mortales.

Pero no todo son buenas noticias

Hay algunas cosas que no me gustan del Crossfit, lo reconozco. Te engancha de tal manera que probablemente ya no quieras practicar ninguna otra cosa. Al menos es lo que me ha pasado a mi.

Esto no sería malo porque creo que es un deporte lo bastante completo como para plantearse hacer solamente esta actividad. El problema es que para practicar Crossfit con cierta seriedad hay que ser listo.

Hay suficiente evidencia científica que demuestra que el ejercicio (de cualquier tipo) en exceso es perjudicial a largo plazo. No ha lugar a discusión, está demostradísimo.

El Crossfit es de una intensidad tan alta (si te lo tomas en serio) que te obliga a practicarlo de manera inteligente. Has de interpretar las señales que tu cuerpo te da y saber cuando tienes que hacer un entreno más suave (por debajo de tu capacidad máxima) y cuando tienes que parar de entrenar.

Mis 5 primeros meses de Crossfit fueron de 2-3 veces por semana (más dos que tres). Me sirvieron para entender un poco de que iba todo esto. Ahora voy 4 veces por semana y he aprendido a que, por ahora, no puedo ir más de tres días seguidos. Si fuera un cuarto intuyo que acabaría lesionándome. A pesar de tener una prótesis en la espalda por la hernia, NUNCA he tenido una lesión de ningún tipo practicando Crossfit. Y me encantaría poder decir lo mismo del resto de las actividades que he puesto al principio.

Pero eso se ha debido, en mi opinión, a que lo he practicado de manera inteligente. Y no porque yo lo sea, que no lo soy, sino porque lo hago en un Box (así es como se llaman los gimnasios de Crossfit) en el que los entrenadores son profesionales y se preocupan de que hagas las cosas bien. Creo que no me ha tocado ninguno que no me haya aportado algo.

Conclusión

En mi opinión el Crossfit es la mejor actividad que se puede practicar si uno busca mejorar globalmente su salud y forma física. Da igual la edad que tengas o tu estado de forma inicial.

Eso si, asegúrate de practicarlo en un Box con gente que te cuida y se preocupa de tu salud además de tu dinero. Si no lo ves claro, cámbiate de Box (y vente al que voy yo) porque de lo contrario no lo vas a aprovechar o, peor aún, te vas a lesionar.


5 comentarios

¿Por qué engordamos? – Los motivos de la obesidad

descargaReconozco que no tengo formación ninguna sobre nutrición, biología, química del cuerpo humano o semejantes. Pero también he de decir que llevo varios años interesándome por la nutrición y el ejercicio. Y, honestamente, tengo un criterio formado a base de muchas horas de lectura, de observación y, sobre todo, de aplicación práctica en el día a día de mi alimentación y actividad.

En estos años he descubierto que la gente tiene todo tipo de creencias sobre los motivos que nos llevan a la obesidad. En su mayoría (por no decir totalidad) son infundadas, falsas e incluso estúpidas. Así que me he decidido a hacer este artículo que explica de manera muy sencilla y comprensible las causas ciertas y demostradas de la obesidad. Así que vamos a ello.

La obesidad en una enfermedad muy compleja

Es una enfermedad gravísima. Se ha demostrado en multitud de ocasiones con estudios serios y rigurosos (no como los financiados con capital privado) que no es que sea agravante de enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedad metabólica, enfermedades cardiovasculares y muchísimas otras sino que es la causa principal en muchos casos. Igualmente se la ha relacionado con la escasa longevidad, la falta de rendimiento académico y muchísimos otros males. No le voy a dar más vueltas. Si usted no entiende que la obesidad es MUY SERIA, mejor que deje de leer ahora mismo.

Por desgracia, como decía antes, es una enfermedad muy compleja. Básicamente hay 3 factores que influyen de manera importante.

  • La alimentación (que y como comemos)
  • La genética
  • La actividad física (que tipo y cómo hacemos ejercicio)

Lo que he dicho hasta aquí es bastante obvio y conocido por todos (aunque quizá a más de uno le haya sorprendido que no pusiera “cuanto”). Lo que viene a continuación, no.

Es cierto que en general estos tres aspectos no son nuevos para la mayoría, pero la realidad es que la interpretación que se hace de ellos no es en absoluto certera. Se piensa que cuanto más comemos más engordamos y no es cierto. Que si tengo una genética que me predispone a ser obeso seré obeso si o si y tampoco lo es. El tercer mito infundado es que cuanto más ejercicio haga más adelgazaré.

Hoy solo voy a hablar de la alimentación. Otro día entraré en este terreno, pero permítanme la licencia: el 80% de la obesidad se debe a la alimentación. No el 80% de las personas, sino el 80% de la acumulación de grasa. Es decir, por mucho que usted tenga una genética “excelente para esto”, acabará siendo obeso si no se alimenta correctamente. Con el ejercicio ocurre lo mismo, por mucho que haga, nunca podrá compensar una alimentación deficiente. A la inversa también es cierto. Una genética “deficiente” no es excusa para estar obeso. Otro día explicaré por que esto es así, pero por ahora créanme que lo es. Así que vamos allá.

No olvidemos que, a partir de aquí y en aras de la simplicidad (pero sin pérdida de validez de los argumentos por lo que antes he explicado), voy a hablar exclusivamente de la alimentación (y en concreto de qué y cuánto comemos) dejando fuera la genética, la actividad física y el “como” comemos.

¿Cómo funciona la acumulación de grasa en el cuerpo?

Hay multitud de literatura que explica con detalle lo que les voy a contar a continuación. Quizá engorrosa de encontrar y leer, pero les va a permitir informarse más o mejor y, sobre todo, quitarles la duda si no me creen. Sonrisa

La respuesta a esta pregunta se conoce desde hace muchísimos años (cientos). Y no estoy hablando solo de teorías sino también de observación de lo evidente y de estudios analíticos serios.

Hace tiempo que se sabe que la acumulación de grasa en el cuerpo es un proceso exclusivamente hormonal. Si, hormonal. Participan varias hormonas en el pero, básicamente, la responsable es la insulina. Otra vez aplicamos la regla del 80/20 y descartamos las demás (leptina, hormona del crecimiento, hormonas tiroideas, hormonas sexuales y otras). Como digo, el funcionamiento es complejo, pero se puede resumir de manera simple sin perder validez.

La señal de hambre nos pide alimentarnos con urgencia. Es producto de que nuestro cuerpo necesita energía para funcionar. ¡Ya! Entre los nutrientes que ingerimos hay algunos que contienen azúcares en diversas formas. A la postre estos se transforman en cierta cantidad de glucosa disuelta en sangre.

La glucosa que tenemos disuelta en sangre se utiliza para aportar energía inmediata al cuerpo (músculos y órganos) y calmar de manera rápida es sensación de hambre. El cuerpo, en condiciones normales, requiere poca energía “inmediata”. De tal manera que tenemos más glucosa en sangre de la que nuestro cuerpo necesita para funcionar. 01La insulina (producida en el páncreas) se libera cuando se detectan ciertos niveles de glucosa en sangre. La insulina se encarga de mandar esa energía a los músculos y de quitar la glucosa sobrante transformándola en grasa que se acumula en el tejido adiposo para un uso posterior cuando el cuerpo la necesite. En contra de lo que se suele creer, el cuerpo, en condiciones normales, se alimenta básicamente de grasa luego todo lo anterior tiene mucho sentido. Así que sigamos. Cuanta más glucosa tenemos en sangre, más insulina se genera en respuesta a ella y más rápido se elimina (y transforma en grasa). Volvemos a un estado de hipoglucemia que rápidamente (cuestión de 2/3 horas) vuelve a generar sensación de hambre y vuelta a empezar. Hambre, glucosa, insulina, acumulación de grasa y hambre nuevamente.

En concepto es así de simple.

De acuerdo, pero ¿Cómo rompemos ese círculo vicioso?

Realmente, si se paran a pensarlo, sabiendo lo que ya sabemos (la insulina transforma la glucosa no utilizada de inmediato -casi toda- en grasa) la respuesta es muy simple también. Tenemos que conseguir tener poca glucosa en sangre y mantener esos niveles bajos y estables (hay otras vías de actuación menos “materiales” que no voy a comentar en aras nuevamente, de la simplicidad).

De tal manera que la solución también parece simple: identifiquemos aquellos alimentos que generan más glucosa (y más rápido) y reduzcamos la cantidad que comemos de ellos.

Para la mayoría la novedad del tema es que la glucosa en sangre no se genera ingiriendo grasas (de ningún tipo) sino ingiriendo hidratos de carbono. Si, así es, a mayor cantidad de HC, mayor cantidad de glucosa en sangre y mayor acumulación de grasa en el tejido adiposo. Es decir, comer grasa no genera acumulación de grasa, comer hidratos de carbono si.

De tal manera que para evitar acumular grasa y permitir que el organismo se alimente de la que tenemos acumulada (una inmensa cantidad de calorías por cierto) tenemos que comer menos hidratos de carbono. No sirve comer menos “de todo”. Hay que comer menos HC. En condiciones normales hay que comer mucho, hasta saciarse, pero poca cantidad de HC. Sustituyendo esos hidratos por grasas y en menor medida proteínas jamás tendremos hambre. Ojo que no se trata de eliminar los HC (el cuerpo los necesita en su justa medida como al resto de los nutrientes) sino de reducirlos de manera notable de nuestra dieta habitual. Y digo notable porque, en general, se comen demasiados.

Nuevamente simplificando, los hidratos de carbono están en los cereales, el pan, las frutas, las harinas, algunas verduras y todos los dulces. Es cierto que no todos son iguales, pero si queremos ir “al concepto”, esa clasificación no es mala.

Conclusión

Cambie su forma de alimentarse y adelgazará. Deje de desayunar cereales, tostadas y zumo de naranja y empiece a desayunar bacon, queso, frutos secos, jamón, aceite y demás alimentos bajos en HC. Coma más pero distinto. No es cuánto comemos sino qué comemos.

Dele a sus hijos más grasas (nada de transgénicas, ojo) y menos dulces y panes.

Si usted tiene dudas sobre si estoy loco o simplemente “no tengo ni idea” pregunte a cualquier ganadero ¿qué le inyectan al ganado para engordarlo? Correcto, insulina.

O mejor, lea e infórmese por su cuenta con fuentes solventes.

PD: el proceso es increíblemente más complejo de lo que explicado aquí. Esto es una simplificación extrema que, sin embargo, permite centrarse en lo verdaderamente fundamental.


8 comentarios

El fiasco de las hipotecas en yenes ¿qué hacer?

Durante la segunda mitad del año 2007, ciertos bancos (realmente solo tengo constancia cierta de 1, pero así me ahorro el poner el nombre) anduvieron vendiendo muy activamente hipotecas en yenes.

Su venta fue ciertamente muy hábil porque consiguieron colocar muchas. En su día recibí unas pocas consultas sobre la decisión a tomar, y mi respuesta fue siempre la misma. Carente totalmente de rigor financiero pero de un sentido común aplastante: con la casa no se juega. No se juega porque es la típica apuesta desequilibrada en la relación riesgo/beneficio. Si sale bien podemos ganar bastante dinero y quitarnos más rápido la hipoteca, pero si sale mal podemos perder la casa. Ya sé que las casas se compran con dinero, pero la realidad es que a la mayoría de los latinos, con la casa nos va mucho más que dinero.

Hoy el panorama para estas personas es realmente malo y por eso escribo estas líneas. Porque, en mi opinión, se puede poner muchísimo peor. Y siempre es mejor salir de un mal negocio que quedarse fuera de combate con uno nefasto. Y ahora si voy a poner unos números que justifican lo que digo.

No voy a entrar a discutir los argumentos de venta del producto porque sería una discusión académica, pero baste decir que fueron, en el mejor de los casos, incompletos. Y eso sin ser mal pensado. No profundizaré más porque sería largo y poco productivo. Solo fíense de mi en este punto. Pero quería sacar este punto porque nos lleva a la situación actual de manera fácil. Se decía por aquel entonces que siempre podías volver al euro si la cosa iba mal y que, por otro lado, mientras no vendieras la casa el problema sencillamente no existía. Ahora, con la perspectiva del tiempo, podemos reconocer que lo primero fue una utopía porque el común de los mortales no reconocemos que nos hemos equivocado con tanta facilidad. Y para cuando lo reconocemos ya es tarde y no podemos asumir la pérdida porque es demasiado grande. La segunda parte simplemente es mentira. La operación es perdedora prácticamente desde el principio para casi todos los que la hicieron. Una familia “normal” tiene sus ingresos en euros y por lo tanto cada mes tiene que vender euros para comprar yenes para pagar su cuota. De tal manera que cada mes, el banco les está obligando a asumir parte de la pérdida que llevan. Quieran o no.

Este punto es importantísimo para poder mirar hacia adelante con objetividad. Ahora llevamos 5 años con la hipoteca abierta y con el yen más caro. Aunque mañana mismo el yen volviera a los niveles iniciales y cambiáramos la hipoteca a euros nuevamente, deberíamos mucho más capital que si hubiéramos tomado una hipoteca en euros “normal”. El motivo es el de antes, hemos estado 5 años pagando cuotas con el yen más caro. O dicho de otro modo: además de la cotización del yen, el tiempo juega en nuestra contra.

De tal manera que la expectativa de salir incólume de la operación cada mes es más remota, más allá de como se mueva el yen.

Por otro lado, otro gran atractivo que tuvo la operación en su momento era el diferencial de tipos de interés entre el yen y el euro. Como todo el mundo sabe, ese diferencial es prácticamente inexistente desde hace muchísimos años (2009 si no me equivoco). Y, sinceramente, la coyuntura europea indica que va a seguir así por mucho tiempo.

Y, por último, queda el tipo de cambio yen/euro que es lo que enloquece diariamente a los desafortunados poseedores de este producto. ¿Hacia dónde va a ir el yen? ¿Volverá al nivel de 160 donde entré? La realidad es que nadie lo sabe. Y menos aun en un mercado tan tremendamente manipulado como este. Un análisis técnico más o menos simple más bien indica que lo que probablemente va a hacer el yen es seguir revalorizándose. Lleva haciéndolo desde hace 20 años, así que…

JPY Spot

En mi opinión el nivel que ha alcanzado últimamente en los entornos de 120-130 no se superará por mucho tiempo. No obstante si lo hace (lo cual no sería raro porque yo me equivoco mucho) no parece que sea razonable pensar que va a pasar del 140.

No obstante, como digo, este no es el único punto a considerar. Mientas siga pasando el tiempo, peor irá siendo la situación. De tal manera que el precio va tomando cada vez menos importancia en favor del tiempo.

Así que metiendo todo esto en la coctelera, el sentido común recomienda asumir pérdidas y revertir la situación de inmediato. Da igual que dentro de poco esté en 140 , en 160 o en 200. Vean porque lo digo:

image

Esas son las curvas de saldo pendiente de una hipoteca de 40.000.000 JPY (aproximadamente 250.000€ en 2007) en la que se amortizan 130.000 JPY mensualmente (unos 800€) sin intereses ni ningún otro coste para no complicarlo. Como verán los desafortunados poseedores de esta hipoteca llevan pagando 5 años y medio y deben exactamente lo mismo (en euros) que debían al principio. Pero ahí no acaba la historia. Además, por si eso fuera poco, los que tenían la hipoteca en yenes han pagado 72.500€ en cuotas mientras que los que tuvieran la hipoteca “normal” (mismo capital inicial, misma cuota de 800€/mes) habrían pagado 54.500€.

Veamos que pasaría si el euro ganara valor contra el yen de manera sistemática todos los meses hasta los 240 € por yen:

image

He “imaginado” que el euro gana 0,5 puntos por mes siempre. Lógicamente, llegaría un punto de equilibrio en el que el capital pendiente en euros se igualaría entre las dos opciones (pagar una hipoteca en yenes o pagar una hipoteca en euros “normal”). Por “normal” entiendo una hipoteca del mismo capital en la que se paga también 800€ al mes y sin intereses. En este gráfico se ve clarísimo que, si el mercado se mueve a nuestro favor, acabaríamos debiendo lo mismo aproximadamente en octubre de 2019. ¡Viva!

Peeeero, lo que no se ve tan claro, es que para ese momento, en la hipoteca “normal” habríamos pagado un total de 118.000€ de cuotas mientras que en la hipoteca en yenes habríamos pagado, al cambio, 146.000€. O sea que aunque el capital que debamos sea el mismo, hemos pagado muchísimo más por una que por otra.

No voy a aburrir más con números, pero les anticipo que ni siquiera con el yen en 240 se igualan las cuotas pagadas.

Si el euro subiera 0,85 puntos cada mes, las cuentas que me salen indican que en Octubre de 2027 se igualarían las cuotas pagadas con un yen en 270 aproximadamente. Es decir, 20 años después conseguiríamos igualar la balanza. Y eso sin contar ningún tipo de coste (intereses, comisiones de conversión de divisas, etc).

Así que háganse un favor, conviertan las hipotecas ahora que aun están a tiempo.

Por cierto, si alguien está interesado en los xls que he utilizado para preparar este post, estaré encantado de pasárselos.

Saludos y suerte en el trading,

Horace


Deja un comentario

Los E.E.U.U. también se quieren separar

Los motivos que llevan a sentimientos secesionistas son, en mi opinión, extraordinariamente complejos de entender y creo que no se pueden trivializar ni tratar superficialmente. La historia demuestra que la unión y desunión de territorios y personas bajo un mismo gobierno/estado es un ciclo permanente de ida y vuelta donde se pueden encontrar sin rebuscar demasiado ventajas e inconvenientes de ambas situaciones.

Yo, hasta hoy, pensaba que la “necesidad” de separarse de un estado central “opresor” era exclusiva de algunos países europeos. Pero hoy me he quedado de piedra cuando he visto que no es así.

Los ciudadanos de E.E.U.U. tienen un derecho fundamental soportado en su constitución, que los faculta para poder hacer peticiones al gobierno de manera oficial. Nosotros en España tenemos algo semejante con las iniciativas populares que podemos llevar al congreso. La diferencia es que aquí hay que seguir un procedimiento relativamente complejo y juntar 500.000 firmas (además de no “pisar” los terrenos pantanosos que les permiten a los legisladores “filtrar” las iniciativas legislativas populares incómodas). En EEUU sin embargo, hay una web dependiente de la Casa Blanca donde cualquiera puede (juntando 150 firmas) publicar una petición. A partir de ahí la petición es pública y cualquiera puede votarla. En cuanto pasa de 25.000 firmas acumuladas el gobierno está obligado a dar una respuesta oficial a la solicitud.

Pues bien, sorprende dar un repaso a las cosas que pide la gente. Obviamente hay todo tipo de peticiones absurdas, pero algunas no tienen desperdicio. Entre ellas la que ostenta el primer puesto por votos:

“Peacefully grant the State of Texas to withdraw from the United States of America and create its own NEW government.”

Es decir, que los tejanos quieren separarse del estado federal que conforman con los otros 49 estados de EEUU y formar un país propio. Y tiene ahora mismo 118.522 votos. A mi estos votos no me parecen pocos. Es cierto que somos muchos menos en España, pero aquí hay partidos políticos con representación parlamentaria que han sacado menos votos que esos en las últimas elecciones generales. Lo curioso es que si uno se toma el trabajo de repasar por encima las solicitudes que hay, encuentra que hay muchísimos estados que tienen decenas de miles de apoyos pidiendo lo mismo. No tantos como Texas, pero si muchos.

Por cierto que si bucean lo suficiente encontrarán esta petición formal para Obama que nos afecta y que viene al caso:

“Support the people of Catalonia who want to remain in Spain” (apoyar a los catalanes que no quieren separarse de España)

De modo que parece que aquí no somos especiales en este tipo de cuestiones. De hecho, por lo que se ve, no hace falta montar tanto lío de referendums ni cosas semejantes para sacar estas cosas a relucir. Quizá en lo que si somos especiales es en que aquí nuestros políticos se deben aburrir mucho porque no hablan de otra cosa. Allí con 120.000 votos, no parece que le den muchos titulares a la cuestión. Aquí solo estamos en el plano de las ideas y éstas han llegado hasta la Comisión Europea. ¡!

Hoy vuelvo a caer en la cuenta de que los problemas fundamentales en unos y otros sitios son más o menos los mismos, pero las personas que se ocupan de ellos, no.

¿Ustedes se imaginan lo fácil que sería montar algo así en España para que la gente votara? ¿Por qué no lo hacen nuestros políticos? Sin entrar en el meollo de la cuestión, yo pienso que es porque, simplemente, no les interesa resolverlo sino tener la atención mediática la mayor cantidad de tiempo posible.


Deja un comentario

La importancia de desaprender

Todo lo que pensamos y sabemos está fuertemente influenciado por nuestras creencias, formación e información recibida del exterior. Hoy en día la aportación de esta última parte es demoledora. Casi todo el mundo sabe de casi todo. Basta con tener un ordenador delante para, rápidamente, formarse una opinión “fundada” sobre cualquier cosa.

 

Hasta aquí todo bien. El problema es que la mayoría de la información que recibimos (y no me refiero exclusivamente a internet) es sesgada, incompleta, infundada o malintencionada. Hoy es tan fácil emitir opinión sobre cualquier cosa y difundirla ampliamente (vean sino este blog) que cualquier persona (tenga o no credenciales para ello) puede hacerlo.

 

Una prueba de ello es que la enciclopedia online más consultada (wikipedia.org) es totalmente amateur y alimentada por autores a los que no se le pide ninguna justificación de los conocimientos que allí vuelcan. Y hoy tomamos esto como palabra sagrada. Entiéndaseme, en la mayoría de los casos la información será correcta y rigurosa, pero no tenemos ninguna seguridad de que así sea porque, simplemente, nos lo creemos.

 

Y si no me creen miren este link:

 

Fernando Alonso, año 2007 de su carrera

 

Mientras escribía este post he modificado el título a mi conveniencia. A propósito he puesto una sandez que rápidamente fue moderada y corregida por el excelente equipo que hay detrás. Sin embargo, esta gente no puede saber de todo y podría perfectamente poner un título que pareciera cierto pero no lo es. Inténtenlo, ya verán como lo consiguen.

 

Este punto al que acabo de llegar es, lamentablemente, norma general. En contadísimas ocasiones vamos a las fuentes verdaderas de la información porque es muy complejo, trabajoso o a veces imposible. Y dado que la calidad de la información de los medios es la que es, podemos concluir sin temor a equivocarnos que casi todo lo que sabemos por estos medios es incorrecto. Y si no me creen pruébense:

 

El valor de las acciones de una empresa depende de lo bien o mal que esta vaya. Falso

Las grasas naturales son poco saludables y nos hacen engordar. Falso.

Los videojuegos son malos para la educación de nuestros hijos. Falso

 

Sin entrar en detalles sobre estos tópicos, les diré que hay información empírica científicamente justificada con estudios serios y solventes, que demuestra lo que acabo de escribir sobre ellos sin atisbo de duda.

 

De tal manera que es obvio y evidente que tenemos que desaprender mucho de lo que sabemos. Tenemos que confrontar nuestras ideas con la realidad cierta (no la de los medios) y empezar a formarnos nuevamente nuestras opiniones.

 

De lo contrario lo que va a ocurrir es que perdamos dinero cuando invirtamos en bolsa, engordemos cuando comamos o evitemos que nuestros hijos mejoren sus reflejos y creatividad. Nos convertiremos en borregos de las entidades financieras, las cadenas de alimentos preparados, etc.

 

¡Desaprendan! No hay porque dejar de comer carne roja, votar siempre a los mismos partidos o evitar bañarse en el mar después de comer.


13 comentarios

¿España e Italia fuera del Euro?

Estos días está siendo muy comentado y seguido un artículo brevísimo de un ilustre premio nobel cuyo nombre no voy a mentar para no darle más publicidad. En el básicamente se anticipa la salida de Grecia del EMU y posteriormente la de España e Italia provocada no tanto por su situación particular sino por el pánico generado por lo de Grecia.

Como ustedes saben yo de estas cosas mucho no se, pero he querido mirar un poco los números (no del artículo porque no pone ni uno solo) sino de lo que hay debajo de su análisis, con el fin de hacerme una idea de que podría conllevar una situación como esa. Pues bien, lo cierto es que rápidamente he llegado a la conclusión de que un escenario como ese es, sencillamente, imposible que ocurra. Y no me refiero a imposible en plan cisne negro de poca probabilidad sino imposible de imposible. Que no puede pasar vamos. O mejor dicho, no es que no pueda pasar sino que no le interesará a nadie que pase. Y cuando digo a nadie me refiero a nadie DE VERDAD. Veamos cual sería la magnitud de semejante evento.

Hasta ahora han tenido serios problemas de liquidez unos pocos países: Irlanda, Islandia, Portugal y Grecia que sepamos. Para que se hagan una idea del orden de magnitud, aquí un gráfico que representa el “tamaño” de la economía de estos 4 países en comparación con el tamaño de la economía de los 17 “fundadores” del euro.

image

Baste decir que, sumados, juntan aproximadamente el 5.7% de PIB del conjunto. Islandia, que casi no salió en los periódicos, aporta 0.1%. El que más aporta es Grecia que suma un 2.2% si sus números fueran ciertos. Es decir, ninguno de ellos es realmente representativo económicamente hablando de la moneda y del potencial del conjunto. Hablando claro, cualquiera de ellos podría no haber estado en la zona euro y la historia no sería muy distinta. Incluso hoy en día no sería muy traumática su salida.

¿Pero qué pasa con Italia y España? Aunque no son los países campeones, veremos como estamos en o cerca del podio:

image

España cuenta más o menos el 11.5% del PIB europeo e Italia el 17%. Entre ambos suman más que Alemania (primer puesto con 27%) y bastante más que Francia (segundo con 21%).

Por cierto, no he comentado antes que el autor del estudio también dice que la única manera de evitar el desastre es que Alemania salve a España e Italia. A mi, que no se mucho de esto, se me antoja una tarea un poco titánica considerando que España a Italia conjuntamente producen en un año lo mismo que Alemania.

Pero a lo que vamos, la salida de España e Italia del Euro (sumada obviamente a la de Grecia, Portugal e Irlanda) supondría solamente pensando en estos números, que el euro estuviera ahora respaldado por 30% menos potencia económica que la de ahora. O sea que nos quemamos a lo bonzo porque se vaya Grecia (que pesa un 2%) y planteamos escenarios en los que se sale el 30% del PIB.

Bien, pero ¿por qué no es posible que ocurra esto? Este es un evento que, salvo que se le den 10 años para ocurrir, nos lleva a un escenario totalmente apocalíptico. El mundo está en este momento tan integrado que un evento de esa magnitud provocaría sin duda ninguna el desplome en cascada de todas las economías modernas. Los bancos y gobiernos tenedores de la deuda de los países expulsados y de las acciones de sus compañías quebrarían de inmediato. Sus balances, en cuyos activo figuran participaciones en fondos de pensiones, deuda soberana, deuda corporativa y otras lindezas afectadas, pasarían en cuestión de meses a situación de disolución. ¿Por qué? Pues porque de la noche a la mañana sus activos pasarían a valer la mitad o un tercio de lo que valían. Y eso en el mejor de los casos.

¿Así que que nos queda? Algunos dicen que los países emergentes dejarían de ser emergentes y acelerarían su tantas veces vaticinado dominio mundial. Pues miren, no. No por dos motivos. Primero porque ese verían igualmente afectados en lo anterior que el resto, pero segundo porque todos ellos, sin excepción, han estado apostando de manera decidida por el Euro desde que se creó. ¿Y porque digo esto? Pues verán.

La moneda de reserva es la moneda en la que los países guardan su dinero “líquido”. Por norma se suele considerar que la moneda de reserva debe ser siempre la moneda más segura del planeta. En su día fue la libra esterlina hasta que dejó de serlo en favor del dólar. Hoy  el dólar sigue siendo la moneda de reserva a nivel mundial, pero esto no es así en el caso de los países emergentes. Vean que curioso este gráfico que he preparado con datos del FMI:

 

image

En el se aprecia claramente lo que he dicho antes.

El porcentaje de reservas en dólares y en euros no ha cambiado de manera notable a nivel mundial desde que se creó el euro hasta ahora. Sin embargo, en las últimas dos columnas de la derecha se puede ver claramente como los países emergentes SI han ido dando cada vez más peso al euro en detrimento del dólar. Y este trasvase no ha cesado con la crisis actual, más bien al revés. En 2009 los países emergentes tenían un 34% de sus reservas en euros y ahora este número llega al 68%!! Han acelerado el proceso  con la crisis !!

De tal manera que a Brasil, China, Rusia, etc. tampoco les va a convenir mucho que el euro de repente pierda un 30% de volumen mundial.

Así que, en mi opinión, este señor puede ser que sepa mucho de la economía de los libros pero de la economía real no sabe nada. El escenario que pinta es absolutamente apocalíptico y a nadie le interesa que eso pase. Así que no va a pasar.

Más le valdría generar confianza en lugar de vender titulares a base de asustar a la gente. Y se lo dice uno que gana mucho más dinero en los escenarios adversos. Pienso que si este señor se ganara el dinero en la calle en lugar de dando conferencias no habría dicho lo que ha dicho.

 

Saludos y suerte en el trading,

Horace


Deja un comentario

¿Qué hacemos el día 20?

Ya saben que de tanto en tanto me gusta escribir artículos de opinión que se alejan un poco de la temática del blog. Este es uno de ellos así que si ustedes están esperando leer algo sobre sistemas de trading, pueden dejar de leer en este momento porque esta vez no es el caso.

Probablemente estas que nos tocan en unos días serán las elecciones generales más trascendentes de los últimos 30 años.

La situación en el país y en Europa es catastrófica. Y lo peor no es eso, lo peor es que si no cambiamos las cosas de manera sustancial, dentro de 3 años va a ser muchísimo peor.

La buena noticia es que se puede conseguir mejorar haciendo las cosas bien. La (otra) mala es que, en mi opinión, nuestros dirigentes no tienen ni la menor idea de la situación local, europea y mundial actual. Piensan que la situación es un muy mala pero no se dan cuenta de que realmente estamos al borde del encefalograma plano.

Veamos unos pocos números de manera que una persona desinteresada por la macroeconomía pueda entender por que digo esto.

Vamos a manejar unos pocos números de fácil interpretación. A saber: los ingresos de la familia, la deuda que la familia tiene con el banco (para pagar hipoteca, coches, etc) y el ahorro que la familia llega a tener a final de año después de pagar todo (incluida la deuda).

Imaginemos que su familia tiene unos ingresos anuales de 30.000€ y una deuda total contraída de 25.000€. Tras pagar todos sus gastos usted puede ahorrar 2.000€ en el año. La situación no es del todo mala porque usted puede pagar holgadamente su vida y su deuda y todavía quedarse con algo de dinero para afrontar imprevistos. ¿Pero que pasaría si en lugar de ahorrar usted no llegara a pagar todos los gastos a final de año por valor de -2.000€? Pues muy simple, o usted gasta menos o ingresa más o pide más dinero prestado para cubrir esos 2.000€ que le faltan.

Esto, que parece de sentido común, resulta que nuestros dirigentes no lo saben o no lo quieren saber. Nadando entre la ignorancia (el menos malo de los males) y la hipocresía, unos se echan la culpa a otros de los problemas. Pero vemos la realidad de los números.

A continuación les presento estos mismos datos pero para el conjunto de los países europeos y también como referencia para UK. Puede que se me haya colado algún error (la tabla es de confección propia con datos de eurostat), pero creo que básicamente la situación es esta que les enseño.

 

    

Como verán solamente hay 3 países que a finales del 2010 estaban haciendo las cosas bien. Sorprendentemente son Estonia, Suecia y Noruega. Estos 3 países consiguieron ese año ahorrar dinero después de pagar todos sus gastos. Los demás no nos libramos ninguno.

En Noruega por ejemplo, cada persona “ingresa” algo más de 63.000€ al año y debe al banco algo menos de 29.000€. Después de pagar todos sus gastos del año la persona consigue ahorrar algo más de 6.700€. Bien por Noruega.

Por la cola anda Irlanda (¿les suena?) que tiene prácticamente la misma población, debe un poco más e ingresa la mitad. Obviamente a final de año no consiguen ahorrar y de hecho cada persona se descapitaliza por valor de casi 11.000€ cada año. Más les vale que tengan ahorros…

Obviamente todos sabemos que la solución. O se ingresa más o se gasta menos o las dos cosas. Pero lo que no vale es no hace nada. En mi opinión es difícil establecer quienes están mejor o peor posicionados de entre el resto de los países que tienen problemas. Esto es así porque nos faltan algunos datos importantes. Lo malo es que la información que nos falta es información sobre el futuro y ahí es donde entramos en terreno pantanoso.

No hacer nada no es opción porque en poco tiempo la situación de nuestra familia de ejemplo se va a volver inmanejable. ¿No? Si no hay dinero para pagar los gastos del año tengo que pedir más dinero prestado y por lo tanto tengo más gastos en lugar de menos. Si no ingreso más habrá un momento en que mis ahorros (si aun tengo) y mis ingresos ya no den para pagar los gastos del año y por lo tanto tenga que dejar de pagar algunos de ellos.

Bien, ¿qué hacemos pues? Fácil, hay que aumentar los ingresos y reducir los gastos hasta que consigamos equilibrar los números de la familia a final del año. En el caso de España eso nos da que tenemos que ahorrar unos 2.100€ por persona y año igual que Grecia J o Francia a finales de 2010.

Voy a dar por hecho que no todos nosotros estamos dispuestos a ahorrar 2.100€ al año, así que vamos a ponernos en un escenario un poco más realista. Supongamos que todo se queda como está por unos pocos años. No ingresamos más pero tampoco gastamos más. Es una hipótesis ficticia en su concepción porque es imposible que ocurra, pero no lejana a la realidad en su efecto neto.

Veamos que pasará dentro de 3 años si las cosas se quedan como están en términos netos. Vean que foto más curiosa sale:

 

Este es el verdadero motivo por el cual nuestros “astutos” dirigentes están preocupados. No por el hoy (que el lector habrá podido deducir por la tabla inicial que no es muchísimo peor en Italia que en algunos otros países) sino porque esta situación tiene una capacidad de retroalimentarse negativamente realmente espectacular.

¡Pero que hipócritas son! ¿Porqué estamos presionando a Italia? El verdadero problema aquí no es mayor en Italia que en Francia o Alemania o incluso en el Reino Unido. Italia está uno o dos años por delante en el problema que Francia o Alemania (al igual que lo estuvo Irlanda en su momento) pero el problema es el mismo y solo con tiempo no se arregla como se ve aquí claramente.

De paso diré que, como pueden observar, España tiene muchísimo más tiempo para arreglar el problema que otros países mucho más grandes. ¡¡Y encima se está empezando a hablar ahora de Austria!! ¿Pero esta gente es imbécil o que les pasa?

Bien, dicho todo esto volvamos al principio, en España compartimos un problema que es mundial (invito al lector a que se tome un relajante e incorpore a esta tabla los números de USA y Japón) y no estamos mucho peor que la mayoría de nuestros comparables. Ni lo estaremos en unos pocos años si no hacemos nada. Realmente no es un gran consuelo compararse con otros enfermos terminales, pero la realidad es que no estamos peor que la mayoría.

Pero claro, esto NO ES a lo que tenemos que aspirar. Tenemos que aspirar a estar como Noruega, Suecia, Luxemburgo, Dinamarca o tantos otros que lo han hecho mejor que nosotros. Y para ello me temo que no vale con poner tiritas. La situación, como acabo de demostrar, se va a ir agravando mucho en muy poco tiempo.

A ver si nos enteramos, señores políticos, en España hace falta resolver un problema de aproximadamente 100.000 millones de euros. Y hay que resolverlo, al menos parcialmente, en menos de 2 ó 3 años. Y eso, créanme, no se arregla poniendo impuestos a las grandes fortunas, quitando coches oficiales, persiguiendo la repatriación de capitales no gravados o cualquiera de las otras medidas positivas pero insignificantes que nos están vendiendo los de siempre. Hay que hacer cambios descomunales en el modelo que nos ha llevado hasta aquí. Cambios profundos que atentan contra la situación establecida en prácticamente todos los frentes (competencias del estado, sanidad, educación, fiscalidad nacional, poderes políticos, poder judicial, etc). ¿O de verdad creen ustedes que Noruega está como está porque tiene menos coches oficiales que nosotros?

¡Hay que romper la baraja!

Yo soy muy pesimista porque no veo opción de hacerlo en el corto plazo. No veo a ninguno de los dos partidos que pueden gobernar con capacidad ni voluntad (que es lo que más duele) de siquiera empezar a hablar de estas cosas. Y pienso esto porque los grandes partidos serían los primeros que se verían seriamente perjudicados con todos estos cambios. ¿Se imaginan un Tribunal Constitucional realmente independiente con capacidad para juzgar de manera imparcial a todos? Se me hace la boca agua de solo pensarlo…

Así que reconozco que no tengo claro que voy a hacer el 20-N.Tengo 10 días para pensar en ello y espero que alguien me ilumine.

Les invito a que ustedes hagan lo mismo.

 

Saludos y suerte en el trading,

 

Horace